Toca un somero resumen de nuestras etapas eurovisiva para esta sección de historia. Abriremos poco a poco más apartados, año a año, cantante a cantante y delegación a delegación. Y ahora España en Eurovisión, 1961-2014.

http://www.youtube.com/watch?v=83YQFSGzaF8

Nuestro debut en 1961 con Conchita Bautista pasó algo desapercibido porque no a todos los lugares de España llegaba la señal eurovisiva. Tampoco había la promoción de años después. La primera participación fue una delegación de tres personas que incluía la cantante, el director de orquesta que fue sustituyendo a Augusto Algueró que no pudo ir porque se casaba por esas fechas y al periodista Federico Gallo que haría la retransmisión. Si lo comparamos con lo que es ahora, hay un abismo.

Como todo, nuestra participación unida a la Historia del Festival ha tenido una etapa oscura, la de los primeros años, de 1961 a 1965, cuando todavía no alcanzaba la popularidad en los hogares porque había pocas televisiones en España.

Tras esos años iniciales, llegó una etapa dorada, donde el Festival empezó a tomar  una enorme popularidad en nuestro país y que va de 1966 a 1979. Hubo de todo y para todos los gustos. Desde las dos majestuosas intervenciones de Raphael, pasando por los triunfos de Massiel y Salomé, los tres segundos puestos de Karina, Mocedades y Betty Missiego, hasta la gran popularidad que tomaron artistas de la talla de Julio Iglesias, Jaime Morey, Peret, Sergio y Estíbaliz, Braulio, Micky y José Vélez.

Todos esos temas de antaño están en el recuerdo de la gente y han traspasado generaciones, a pesar que fueron muy criticados por algunos medios en unos tiempos en que Eurovisión estaba a parte de la música siendo “políticamente incorrecto” decir que te podían gustar tales melodías.

Es cierto que como género aparte creó amores y odios, pero siempre copaba altas cifras de audiencia. Y el encanto se destrozó en los años 80 por desgaste, tanto en Europa como en España, entrando en unos años de crisis no superados hasta finales de los noventa. Con todo hubo grandes estrellas de la canción que por entonces fueron a Eurovisión como Paloma San Basilio, el grupo Bravo, Sergio Dalma, Azúcar Moreno o Nina, y otros que aunque no fueron pero lo intentaron como el grupo Olé, Olé, Mecano, Alaska y Dinarama y hasta Emilio Aragón. En esa etapa hubo personajes que en un principio fueron incomprendidos, como Remedios Amaya, pero que años después se les hizo justicia, por que era muy buena en lo suyo, el flamenco, cómo no. Y otros que a pesar de quedar segunda y cantar cómo los ángeles, que es el caso de Anabel Conde, todavía no ha encontrado la oportunidad que merece por cantar como lo hace, divinamente.

Las brasas volvieron a encenderse con un auge en 1998, sobretodo el ámbito europeo con el triunfo de Dana International, que fue un revulsivo para el Festival, lo cambió de pies a cabeza, y a partir de ahí muchas delegaciones buscaron el efectismo televisivo, para incrementar la audiencia. De hecho en nuestro país, en el 2000 volvió el sistema de las preselecciones. Aunque el verdadero boom en España llegó con el programa Operación Triunfo en sus tres ediciones hechas en Televisión Española, 2002-2003-2004. Ha sido un fenómeno social y ya todos volvieron a hablar del Festival, gracias a Rosa y Beth, pero también a todos los demás chicos, muchos de los cuales se han hecho estrellas como David Bisbal, David Bustamante, Chenoa, Manu Tenorio o Manuel Carrasco entre otros.

En 2004 se desbordó el límite de participantes, 36, en dos tongadas que hicieron que el Festival tomase un giro nuevo. Ramón del Castillo, ese canario guapo y estiloso nos dio un top ten que dio un bajoncillo en comparación con el séptimo y octavos puestos de los otros chicos OT, Rosa y Beth.

A partir de 2005, tras dejar de emitirse Operación Triunfo por TVE nuestra delegación volvió a las preelecciones públicas sin pasar por una Academia. Se probó todo estilo de formas para al final ir cayendo en desastres en los resultados año tras año.

Se buscó el flamenquito con Son de Sol, estilo ya visto en otras comparecencias, pero ahora peor castigado en los votos. Pasamos en 2006 a la elección directa y menudo chasco con las popularísimas Ketchup que llevaron quizá el peor tema de su vida, con una de las peores actuaciones en directo de la historia, y dejando de nuevo a España por los suelos. En 2007 se intentó salvar Eurovisión con Misión Eurovisión con una preelección que tenía unas bases tan complicadas y abigarradas entre autores, cantantes y demás para en la gala Final cantarse el mismo tema hasta en 5 ocasiones por cada uno de los cinco finalistas… En fin un galimatías que se les fue de las manos por barroco y que nos dio con D’Nash otra triste plaza en Eurovisión. Sucumbimos al invento y la intromisión del frikismo en 2008 para avergonzar a propios y extraños con uno de los temas más controvertidos de nuestras participaciones, “Baila el Chiki Chiki”, hizo que el debate se llevase a la calle llegando a multiplicarse al año siguiente cientos y cientos de pseudo cantantes que se presentaban en la web de TVE ya que si había ido el Chikilicuatre, porqué no podían ir ellos, desde el vecino del cuarto hasta un cantante de carisma. Perdimos el rumbo y los votos seguían siendo de lo peor.

En 2009 recordamos una preselección hecha en TVE con una producción penosa que acabó en muy mediocre en algunos números y unas puestas en escena muy forzadas con pocos medios y todo hecho como tirado de un ocho. Fue una de las galas más criticadas de la historia por lo improvisado del guión, jurados que se caían al foso del público ante la cara de nada de una descafeinada Alaska, presentadora ese año. Pero sobre todo el empate entre Soraya, antigua ex concursante de Operación Triunfo versión Telecinco, y la que fuese niña prodigio, Melody, hoy ya muy archifamosa tras hacer muchos programas de teleshow de altos vuelos, en concursos talent, tanto como concursante como jurado. La guerra la ganó Soraya por los desempates del jurado que preferían a la extremeña y luego en Eurovisión quedó en la cola, la vigésimotercera o antepenúltima con un tema muy del estilo sueco que no gustó ni a los suecos.

En 2010 con Daniel Diges recobramos los colores para que un extraño nos desmotivara en pleno directo el día del Festival. Es decir, que tras 2004 España ha ido divagando entre aquí y acullá para perderse en un mar de dudas y desprestigiar más que nunca un show que simplemente es de cantantes y canciones melódicas, movidas o lo que se quiera, pero con una calidad, algo que jamás perdieron otras delegaciones.

Gestmusic volvió a hacer una preselección para Eurovisión en 2011 llamada Destino Eurovisión y que ganó la gallega Lucía Pérez, un artista que ya había quedado segunda en 2005 en el Festival de Viña del Mar y que era y es una cantante muy reconocida en Galicia. Los votos desde esa comunidad fueron en masa para tener la primera representante gallega en Eurovisión y se consiguió. El tema escogido no fue lo esperado por parte de los seguidores del Certamen, con polémica ante lo ajustado de los votos. Lucía Pérez sería la representante pero la lucha vino con las canciones, o “Abrázame” o “Que me quiten lo bailao”. Ganó la segunda después de un empate desempatado por parte de los miembros del jurado. Lucía se estrelló en los votos y el Festival y volvimos a ser vigésimoterceros, o antepenúltimos, un dejà vu, como el año de Soraya.

Tras la polémica de las preselecciones se volvió a la elección directa del artista y entre 2012 y 2013 nos representaron cantantes de larga trayectoria profesional, El Sueño de Morfeo en 2012 liderado por Raquel del Rosario y Pastora Soler en 2013 con una balada de las mejor consideradas de la historia de nuestra participación por un vibrante y espectacular directo la noche del Festival. El resultado fue desigual, y quedamos vigésimoquintos (penúltimos) y décimos respectivamente.

Al año siguiente, en 2014, hubo de nuevo preselección de cinco artistas con un tema cada uno. De nuevo la pugna entre dos solistas femeninas llegaba al sumun, a veces muy encontrado y duro a través de las redes sociales que en los últimos años están siendo plataforma de debate que están removiendo del todo la afición del Festival de una forma muy espectacular. Las aficiones se van animando y de nuevo estamos en que el Festival de Eurovisión es el tema más hablado en las redes sociales durante los días previos y posteriores al show. La primera murciana que nos representa en Eurovisión, Ruth Lorenzo, con otro tema de potencia vocal que nos deja en la décima posición como el año anterior. Plaza que ya parece una victoria ante tantos participantes, pero que ya debemos ir pidiendo más porque la costumbre de quedar tan intermedio ya aburre. La afición y los seguidores ya piden y reclaman más.

¿Dónde está el fallo? ¿Por qué no ganamos? ¿Por qué no quedamos siquiera entre los cinco primeros puestos? ¿Por qué desde 2002 no superamos el séptimo puesto?

2015 puede ser el año en que volvamos a reencontrar el camino eurovisivo de la época dorada de finales de los sesenta e inicios de los setenta y tengamos la suerte que merecemos porque llevemos calidad, sencillez, honestidad, carisma y clase, qué narices, que España está lleno de grandes artistas y grandes músicos, algo a lo que nunca debimos renunciar. Los espectadores no se lo merecen, los seguidores tampoco. Será la única manera en que también los grandes artistas vuelvan a fijarse en el mejor show musical internacional del Mundo, EL FESTIVAL DE EUROVISIÓN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.