Carlos Sanz (Madrid) – Como marca la tradición, el domingo anterior a la semana eurovisiva, el ente encargado de la organización del Festival despliega la alfombra roja sobre un lugar emblemático de la sede del Festival (generalmente el Ayuntamiento de la misma). En ella, los participantes de la edición lucen sus mejores galas para dar la bienvenida a la semana grande de Eurovisión y conocer a otros participantes en un cocktail que presagia la dura semana que supondrá el certamen.

De las 40 delegaciones, 7 están de suerte, pues tienen garantizada una plaza en la final. Ann Sophie, Lisa Angell, Electro Velvet, Il Volo, The Makemakes, Guy Sebastian y Edurne han tenido menos tiempo para preparar el evento, puesto que sus ensayos han dado comienzo hoy. De las finalistas, Edurne ha lucido un vestido ceñido con estampado de leopardo, mientras Ann Sophie ha escogido el negro con unas sugerentes transparencias en la parte superior del vestido.

Los semifinalistas más destacados por sus indumentarias han sido, sin duda, Elhaida Dani que ha escogido el amarillo con un vestido voluminoso y de escote cerrado; Debrah Scarlett & Morland, quienes han optado por los tonos oscuros en contra de lo que se ha dejado ver en los ensayos con un blanco nuclear; el notorio escote de Elina, la representante estonia o el negro azabache de Aminata Savadogo.

El evento ha sido duramente criticado por su paupérrima realización, caracterizada fundamentalmente por haber olvidado a algunas delegaciones como Suiza o Eslovenia, y dando excesiva cobertura a países que como Israel, prácticamente salían a cada minuto. La tarde ha estado amenizada por la orquesta, que ha interpretado temas de la historia del Festival, y por la presencia de la estrella de la noche: Conchita Wurst. Todo ello en un claro intento por dinamizar un evento que al final ha resultado tedioso y algo caótico.

No obstante, ya podemos dar la bienvenida al Festival de Eurovisión 2015 en este domingo 17 de mayo. En una semana, Conchita Wurst habrá pasado el testigo al país que organizará, esperemos, el Festival de Eurovisión 2016. Quizá el testigo recaiga sobre Edurne. Ojalá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.