Mia Martini es considerada junto a Mina la mejor cantante femenina de la historia del pop italiano, a pesar de su temprana muerte en 1995 tras una errática vida entre las drogas, numerosos problemas personales y la mala suerte, su legado y su leyenda continúan muy vigentes en el país de la bota. Tal es así que el galardón más prestigioso del Festival de Sanremo, el que otorga la crítica, lleva su nombre o uno de los eventos musicales más importantes del año en Italia desde hace pocos años es la fiesta de cumpleaños que desde 2013 lleva organizando su hermana Leda Berté y la Associazione Culturale Minuetto Onlus en Milán conocida como “Buon compleanno Mimì” que el próximo 30 de septiembre celebrará su cuarta edición.

Una edición en la que varios de los artistas italianos más conocidos del momento rendirán tributo a la genial Mimì interpretando algunas de sus mejores canciones. Los nombres que ya están confirmados en el cartel de artistas son Amara (3ª en Sanremo Nuove Proposte 2015) que interpretará “Gli Uomini non cambiano”, Loredana Errore que hará lo propio con “Per amarti”, Marco Masini (ganador de Sanremo 2004 y 5º en 2015) con “lmeno tu nell’universo”, Dolcenera (2ª en Sanremo 2005 y 6ª en 2012) cantará “Vola” y Giovanni Caccamo (ganador de Sanremo Nuove Proposte 2015 y 3º en Sanremo 2016) hará suyo el clásico “Costruzione di un amore”. El concierto contará con la música absolutamente en directo con la banda Mimí Sara’ Band acompañando a los anteriores mencionados artistas invitados, no obstante el cartel de artistas no está cerrado aún y nombres como el de Syria, Chiara Dello Iacovo (2ª en Sanremo Nuove Proposte 2016) y Virginio podrían confirmarse en las próximas fechas.

Mia Martini, que el próximo 20 de septiembre cumpliría 69 años, presentó candidatura hasta en diez ocasiones para el Festival de Sanremo con suerte dispar y representó a Italia en Eurovisión en dos ocasiones. Su trayectoria ‘sanremese’ se inició en 1972 con el tema “Credo” con el que no pasó el primer corte de la competición, solo un año después presentó “Vado via” pero en la semana previa al festival se retiró voluntariamente, en 1976 volvió a presentar tema pero fue de nuevo descartado en la primera criba y en 1981 fue seleccionada para competir con “E ancora canto” pero una afonía que la tuvo apartada de los escenarios durante casi dos años impidió nuevamente que pudiese subir al palco del Ariston. No fue hasta 1982 que pudo recuperarse de sus problemas de salud que no se subió al escenario del teatro Ariston con la canción “E non finisce mica il cielo” alcanzando la 7ª plaza y llevándose el Premio de la Crítica que años después llevaría su nombre.

En 1985 fue de nuevo descartada en la primera criba y volvió a subirse al escenario sanremese en 1989 dejando para la posteridad una de las interpretaciones más recordadas de la historia del festival con el tema “Almeno tu nell’universo” con el que alcanzó la 9ª plaza pero nuevamente se llevó el Premio de la Crítica:

En la edición siguiente volvió a competir en el decano de los festivales con el corte “La nevicata del ’56” ocupando la quinta plaza y ganando por tercera vez el Premio de la Crítica pero no fue hasta 1992 que no alcanzaría su cota más alta en Sanremo con “Gli uomini non cambiano” llegando al segundo puesto solo superada por Luca Barbarossa que vencería aquella edición del festival:

Tras el no de Barbarossa a acudir a Eurovisión en Malmö, ya estuvo en 1988 y no con buena fortuna, la RAI propuso a Mia Martini portar la bandera italiana de la música en Suecia, habían pasado 15 años de su fracaso con “Libera” en el festival europeo y era una buena oportunidad de quitarse esa espinita por lo que dijo sí a Eurovisión. Para ello prefirió cambiar de canción, también una balada y muy similar con la que se adjudicó la plata en Sanremo, y pronto con “Rapsodia” se colocó entre las grandes favoritas al triunfo, como ya lo fue en 1977:

https://www.youtube.com/watch?v=MG5LWvik9qg

En esta ocasión los buenos augurios se hicieron realidad y Mimì llevó a Italia a los primeros puestos, concretamente al cuarto, llevándose consigo la ovación más fuerte del público de la noche con parte del mismo en pie tras su interpretación. Pero a partir de aquí llegó una nueva crisis personal para Mia que la sumió en una fuerte depresión, la más honda en la que había caído hasta entonces y que provocó una recaída en su adicción a las drogas.

Volvió a Sanremo en 1993 junto a su hermana Loredana Berté con quien no consiguió pasar de la 14ª plaza y un año después fue obligada por su discográfica a volver a presentarse al festival con una canción que a ella no le gustaba pero el hoyo en el que había caído era más profundo que nunca y decidió auto-boicotear su candidatura a Sanremo enviando a la organización la cinta donde debería estar su canción en blanco lo que supuso su descalificación.

Cuando parecía que volvía a ver la luz en 1995, conseguía esquivar sus problemas personales reconciliándose con su padre con quien había vivido una tormentosa relación desde su infancia y con el anuncio de una nueva gira y un disco recién lanzado a la calle, Mia Martini aparecía muerta en su casa a causa de una sobredosis de cocaína a los 47 años de edad. La noticia impactó sobremanera a la sociedad italiana que consideraba a Mimì la mejor cantante italiana de todos los tiempos junto a Mina y los homenajes se sucedieron inmediatamente tras la noticia, homenajes que se repiten continuamente desde entonces como la gala que celebra todos los años el cumpleaños de la genial voz italiana.

 

Fuente: All Music Italia