Uno de los bombazos eurovisivos del verano fue el lanzado por la manager de la cantante canadiense de origen portugués Nelly Furtado quien, en una especie de órdago a la RTP, dejaba la puerta abierta a que Furtado portase la bandera portuguesa en el Festival de Eurovisión de 2017 si ésta era contactada con el suficiente tiempo para poder preparar en condiciones un proyecto musical ganador.

Nada más lejos de la realidad, ha sido la propia Nelly Furtado a través de Twitter quien ha zanjado la polémica y disipado la ilusión de los eurofans portugueses al declarar que son “meros rumores” y no saber de dónde han salido estas informaciones a pesar de que fue su propia representante quien dejara abierta la posibilidad eurovisiva para Nelly. Aún así los eurofans portugueses no se resignan a perder la ilusión de ver a Nelly Fuertado en Kiev y recuerdan el paralelismo del tuit de Raquel del Rosario diciendo “Son rumores, son rumores…” muy pocos días antes de la oficialización de El Sueño de Morfeo como representantes de TVE en Malmö.