Nuestra querida televisión pública, en un brillante movimiento por compensar la mierda de preselección que fue Objetivo Eurovisión ganarse el favor de los eurofans, se ha reunido con representantes tanto de AEV como de Casa Santana, en su búsqueda de la preselección perfecta. Si bien sabemos que el contenido de esa reunión, a pesar de ser altamente confidencial, ha sido mencionado sutilmente por AEV, en SuedisLeidi hemos conseguido el documento con las exigencias que Casa Santana presentó a los responsables del departamento de Festivales. A continuación os dejamos la lista de peticiones realizadas:

  • La preselección se deberá llamar, sí o sí, Morenofestivalen.
  • Coral Segovia contará con cinco canciones en la preselección.
  • El jurado internacional estará compuesto por Tomás Gutiérrez y por Antonio Juan Sánchez Vega.
  • El jurado fan solamente estará compuesto por el líder supremo de Casa Santana.
  • Todas las canciones tendrán que tener reminiscencias de Facebook uh oh oh.
  • La gala será presentada por Chema, que tendrá que llevar peluquín.
  • Marisa y Maverick harán el interval act, vestidos ambos con un traje de galleta sonriente.
  • Al final de todo, Coral Segovia quedará segunda, pero también tercera, cuarta, quinta… y primera, porque ha presentado cinco canciones y con las cinco hará top 5.
  • Raúl Gómez no puede participar, por mucho calzador que tenga, ya que es el enemigo ogaero eurofan número dos, justo después de Ruth Lorenzo.
  • El jurado nacional estará compuesto por estrellas de nivel internacional como Mirela, Jorge González o Cañita Brava.
  • Tiene que haber globos, muchos. Y brilli brilli. Que se note que esto es una preselección con clara influencia nórdica.

Según nos hemos inventado hemos podido conocer de primera mano, estas propuestas han sido valoradas positivamente por el ente público, ya que son un fiel reflejo del camino que han mantenido hasta la fecha, con grandes preselecciones como Eurovisión 2009: El retorno. Contentos por el trabajo bien hecho, han decidido repetir la fórmula que tantos éxitos les ha brindado: ir improvisando año a año sobre la marcha.