José Antonio Ayala/Yoly García/Jorge Pérez – Luigi Tenco tenía 28 años cuando en la misma noche en la que no logró clasificarse para la “Finalissima” del Festival de Sanremo de 1967 decidió quitarse la vida. Este año se cumple medio siglo de un hecho que conmocionó a Italia y tuvo eco y repercusión en la prensa de todo el mundo por lo que la RAI quiso conmemorar el aniversario con una de las aperturas más emocionantes y sobrias de cuantas se recuerdan en el Ariston. Tiziano Ferro, su voz, la Orquesta dell’Ariston e imagen en blanco y negro bastaron para emocionar a los 11 millones de espectadores, el 50,6% del share, que se congregó frente al televisor en el país de la bota siendo ésta la mejor audiencia de la Prima Serata del Festival desde 2005.

Fue la noche en que los 11 primeros “Campioni” presentaron sus propuestas y donde dejaron patente que el nivel musical medio de esta edición es notablemente superior con respecto al año pasado. Abrió una nerviosa y desconcertante Giusy Ferreri que se jugará su presencia en la final del sábado en la repesca del jueves junto al rapero Clementino y al veterano y ganador del Festival del ’96, Ron. La otra cara de la moneda se la llevaron los veteranos Fiorella Mannoia y Al Bano y la novel Elodie quienes presentaron serias candidaturas al triunfo en la final del próximo sábado.

Tanto Fiorella como Al Bano exhibieron clásicas baladas con una defensa sobre el escenario de las mismas que levantaron al exigente público del Ariston, en especial la interpretación del segundo que le posiciona según algunos expertos como el más serio de los aspirantes a ganar, lo que sería un broche de oro a su extensa carrera que ya cuenta con un triunfo en el Festival en 1984. Elodie, que recuerda mucho a su madrina Emma Marrone y letrista de su canción, fue inmensamente superior a la calidad de su canción y a pesar de su condición de debutante le ganó la partida y con diferencia a veteranos como Giusy Ferreri o Fabrizio Moro, las grandes decepciones de la noche. Quienes también se llevaron gran pare de las críticas positivas fueron Alessio Bernabei con un corte de pop electrónico y aires épicos y el cantautor albanés Ermal Meta en la misma línea que el ex-vocalista de Dear Jack. En ambos casos parece que pueden aspirar a lograr posiciones altas en la final del sábado.

De entre las estrellas invitadas cabe destacar la emocionalidad y sobriedad de un gran Tiziano Ferro que estuvo acompañado por Carmen Consoli, el calor y el ritmo de un espectacular y sudoroso Ricky Martin o el toque anglosajón de la mano de los británicos Clean Bandit además del homenaje público a los héroes de la Avalancha de Rigopiano de hace escasas semanas y del Terremoto de Amatrice ocurrido el pasado verano de 2016.