En un comunicado oficial la EBU aseguraba que “dialogaría” con ambas televisiones públicas para lograr que Julia Samoylova acabara representando a Rusia en Kiev pero ha sorprendido a todos con una propuesta sin precedentes en la historia del Festival cuando en otro comunicado oficial ha hecho pública su propuesta a las televisiones de ambos países en conflicto de que la candidatura rusa fuese presentada en directo y vía satélite desde los estudios de la RTR. Una oferta excepcional según explicaba la EBU dada la situación excepcional por la que atravesaba el Festival tras el desencuentro ruso-ucraniano acerca de la idoneidad y legalidad de la candidatura rusa en Eurovisión apelando además al “espíritu de inclusión” del ESC.

La solución planteada por la EBU recuerda mucho al caso ocurrido en la gala de entrega de los Grammy en Estados Unidos de 2008 en los cuales la cantante británica Amy Winehouse partía como una de las grandes favoritas con varias nominaciones. Las autoridades estadounidenses vetaron la entrada al país de la londinense por sus problemas con la justicia británica lo que le imposibilitaba acudir a la gala por lo que la Academia de la Música salió del paso con una conexión en directo y vía satélite en una sala de conciertos en la que Amy Winehouse interpretó las canciones que tenía previsto hacer en la gala e incluso “recogió” los Grammy con los que fue premiada esa misma noche.

Tras conocer la oferta, el Viceprimer Ministro de Ucrania, Viacheslav Kyrylenko apuntaba a través de su cuenta oficial en Twitter que la legislación ucraniana prohíbe también la aparición de la ya sancionada cantante en la televisión del país instando a la televisión rusa a que presentara otro candidato que no incumpliese las leyes del país organizador del ESC poniendo una vez más en jaque la posición de la EBU representada por el Supervisor Ejecutivo del Festival, Jon Ola Sand.

Por su parte la televisión pública rusa rechazó la oferta criticando con dureza la ambigüedad en la posición de la EBU y la contradicción al propio reglamento del Festival que suponía la propuesta de la actuación de Samoylova a través del satélite dejando por segunda vez y en menos de 12 horas muy en entredicho a la EBU y a su máximo representante en el Festival de Eurovisión, el noruego Jon Ola Sand.

Si, como todo apunta, Rusia decide apartarse del Festival de Eurovisión 2017 a causa del veto ucraniano, atendiendo al reglamento del Festival de Eurovisión, la televisión pública rusa podría enfrentarse a duras sanciones económicas y a la eliminación del certamen durante las próximas ediciones sin contar la de 2017, sanción que sin embargo no afectaría a los demás certámenes de la EBU.