Es junto a Abba, Cèline Dion y Cliff Richard el artista más importante de la historia del Festival de Eurovisión y dos años después de su exitoso álbum dedicado a repasar algunas de las canciones mexicanas más emblemáticas de todos los tiempos, Julio Iglesias ya tiene preparada la secuela del disco que contará como novedad con duetos con destacados artistas latinos.

El disco llevará el nombre de “México & Amigos” y repetirá la fórmula del anterior con la interpretación por parte de Iglesias de algunas de las más conocidas canciones mexicanas de todos los tiempos y será lanzado el próximo 5 de mayo.

Clásicos de Cuco Sánchez, José Alfredo Jiménez o el recientemente fallecido Juan Gabriel han sido revisados por Julio Iglesias junto a nombres de la talla de Andrés Calamaro, Thalía, Plácido Domingo o el ganador del Festival de Sanremo de 1986, Eros Ramazzotti, entre otros que no han dejado pasar la oportunidad de cantar en lo nuevo del cantante de habla hispana que más discos ha vendido de la historia y el quinto a nivel global.

Julio Iglesias actuó en México por primera vez a principios de los años 70 y rápidamente se ganó el cariño del país más extenso de habla hispana. De la misma manera, Julio se enamoró del país y ha sido un gran conocedor de la cultura, historia, música y costumbres Mexicanas.

Mientras ponía los toques finales al disco, comentó que “México es un país que amo profundamente. Los Mexicanos han dejado momentos indelebles en mi vida. Conozco este país como su fuera el mío propio, y siempre lo llevo en el corazón. La música Mexicana es universal, y sus compositores, legendarios.”

Con este álbum, la discografía de Julio Iglesias supera los 82 discos desde 1968, una obra valiosa. Un total de 49 años de hits y récords en los 5 continentes y a través de 12 idiomas, que han consolidado a Julio como el artista latino más exitoso de la historia, y uno de los cinco artistas musicales con más discos vendidos de todos los tiempos.

Julio Iglesias ganó el Festival de Benidorm en 1968 con su eterno “La vida sigue igual” que supuso el primer gran hit de un ex-futbolista reconvertido a cantante que había visto frustrada su carrera deportiva por una lesión de espalda. Solo dos años después se presenta junto a la cantante armenia Rosy Armen en la pre-selección de TVE para el Festival de Eurovisión, una pre-selección que contó con un formato similar al Festival de Sanremo puesto que las canciones tenían que ser interpretadas por dos voces diferentes. La canción presentada era de su propia autoría, “Gwendolyne”, y el madrileño aunque de origen gallego se logró imponer tanto en la categoría de canción como en la de intérprete.

En aquella edición del ESC España, representada por Julio, era junto al Reino Unido e Irlanda la gran favorita al triunfo acabando en una meritoria cuarta plaza certificando así el tercer Top5 consecutivo de España en Eurovisión. Esto supuso el principio de una de las carreras musicales más fulgurantes, exitosas e intensas de todos los tiempos gracias en parte al padrinazgo de Frank Sinatra en 1975 que vio en Iglesias como su propia versión latina. 300 millones de álbumes vendidos, 82 discos en el mercado, una larga lista de números uno y varios récords convierten a Julio Iglesias como el artista latino más vendedor de todos los tiempos y el más importante junto a Abba y Cèline Dion surgido de Eurovisión.

Fuente: Sony Music/ESCTimes