Todo son sorpresas para 2013. La andadura de Eurovisión 2013 es por ahora, tan querida como odiada. Hay quienes defienden que la vuelta atrás del Festival supone un avance, y hay quienes ven en ello un error garrafal. Esta brecha queda acentuada tras el día de hoy, en el cual se ha anunciado que la UER da vía libre a la SVT para que pueda elegir el orden de actuación en función a los productores suecos. Sólo elegirá el orden de actuación de semifinales y final. Se elegirá por sorteo qué países estarán en cada semifinal en función de la historia de cada país en el Festival. Por otra parte, Dinamarca ya queda asignada en la primera semifinal y Noruega en la segunda, para garantizar la disponibilidad de entradas suficientes en las semifinales para ambos países. Como curiosidad, Suecia como anfitrión será el único país que sea sorteado en la Gran Final, intentando evitar una organización bizarra.

Suecia pone fin así, a la tradición del sorteo. El objetivo de la SVT es evitar que unas canciones se eclipsen a otras y que el mismo género predomine en una etapa de las semifinales y de la gran final. Esta medida ha sido puesta por ahora en el punto de mira del público eurovisivo, quien mira con cierto recelo que la SVT comience a tomarse Eurovisión por su mano, y que la UER ceda ante las peticiones de una Suecia que ya, ha declarado la guerra a los últimos festivales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.