La representante francesa del año 2009, Patricia Kaas, se encuentra inmersa en su gira “Kaas chante Piaf”, un trabajo-homenaje en el que Patricia homenajea a la leyenda francesa Edith Piaf, en el 50º aniversario de su muerte.

Patricia está en plena gira mundial de su trabajo, que está difundiendo su nombre y música allá por donde va. Según los expertos, Patricia se aproxima a alcanzar los 20 millones de discos vendidos en toda su carrera, una cifra abrumadora que la sitúa como una de las grandes figuras del panorama musical francés. Con una discografía extensa y repleta de éxitos internacionales, Patricia Kaas ha optado por versionar los temas más emblemáticos de Edith Piaf, como “Hymne a l’amour”, “Avec ce soleil” o “La vie en rose”.

Además, recientemente los medios nacionales de Francia, han realizado una encuesta para saber, según la opinión pública, cuál consideran los franceses que es la digna sucesora del legado y personalidad de Edith Piaf. Con una lista de intérpretes de infarto, Patricia Kaas ha encabezado la lista por delante de artistas como Céline Dion, Zaz, Jenifer, Natasha St-Pier o Lara Fabian. Precisamente la comparación entre Kaas y Piaf resulta un tema que la artista parece querer evitar. Asegura no querer ser Edith Piaf, sino simplemente rendirle el homenaje, que considera, se merece.

No obstante, es imposible comparar dos artistas de tal calibre, dos leyendas de la música francesa que comparten ciertos paralelismos biográficos y que a día de hoy, son nombres que enorgullecen el panorama musical galo. Patricia Kaas sigue conquistando países, apareciendo en revistas y medios escritos de cada país que pisa, y apareciendo en los canales de televisión más populares del mundo, dando una nueva voz y perspectiva a los temas que forman la “chanson” francesa.

Patricia Kaas participó en el Festival de Eurovisión en el año 2009, en Moscú. Con la canción “Et s’il fallait le faire” (“Y si fuera preciso”), Patricia partió como una de las grandes favoritas al triunfo junto a Noruega, Islandia, Reino Unido o Azerbaiyán. Finalmente, con una actuación impecable y sobrecogedora, Patricia recuperó el orgullo de Francia con una honrosa octava posición, y una de las participaciones más aclamadas de Francia en la historia de Eurovisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.