GINEBRA – La UER acaba de pronunciarse ante las polémicas sobre las supuestas irregularidades denunciadas en los últimos años por supuesta compra de votos. Concretamente, la investigación se ha centrado en el caso de 2013.

La Unión Europea de Radifusión ha advertido intentos de fraude en el televoto, que no llegaron a efectuarse ante las desarrolladas medidas de protección en los servicios de contabilización. No obstante, no se ha podido vincular  ninguna televisión estos intentos por irregularizar las votaciones.

Ante esta situación, el organismo aboga por reforzar las medidas de seguridad de cara al Festival de Copenhague. Pero la UER avisa: si se detectan en el próximo año irregularidades, se desencadenará un mecanismo de investigación hasta dar con el origen del voto fraudulento, sancionando -si se confirman dichas irregularidades- a la televisión causante, con tres años consecutivos de ausencia en el Festival.

De esta manera, se intentará terminar con los supuestos intentos de países que quieren engrosar sus puntos en la tabla. Los mayores rumores apuntaron a Azerbaiyán, que año tras año, es el centro de la polémica en este asunto, con material audiovisual que certifica estas acusaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.