Un año más Suecia se sale. Y es normal si consideramos el formato del Melodifestivalen: tanto su nivel técnico como artístico. Con ediciones mejores y peores, pero ante todo con la innovación y el progreso de un festival que mejora con los años, como el buen vino.

Son treinta y dos las candidaturas que optan a un codiciado triunfo: adjuntar su placa dorada y sellada en el busto de la Green Room, presidida por el mítico trofeo de un certamen que toda Europa envidia y anhela. Un formato único  e inimitable que probablemente logre ya tanta expectación fuera y dentro de sus fronteras. Una preselección que es en sí misma todo un emblema, un propio certamen que para muchos, es superior al propio Festival de la Canción de Eurovisión. Otros, optamos por la visión contraria.

Este año Suecia nos ha traído de momento 16 candidaturas. Cuatro de ellas ya están en la final. Cuatro, en el “Andra Chansen”, la repesca previa a la Gran Final de Estocolmo. Ocho de ellas se han tenido que conformar con ocupar las cuatro últimas plazas, pero habiendo obtenido la repercusión y la publicidad de un escaparate único.

DELTÄVLING 1 – MALMÖ. (1 de febrero).

La sede del último Festival acogía la primera semifinal del certamen sueco. Una semifinal de un nivel, a mi parecer, muy elevado. Un comienzo apoteósico.

1. “To the end” – YOHIO (Letra y música: Andreas Johnson, Johan Lyander, Peter Kvint, YOHIO).

Con un tema a mi parecer mucho más diluido y light, Yohio abre un Festival en el que su fama le reporta a la Gran Final. Estéticamente sigue sin atraerme, si bien el tema me parece aceptable, pero viendo una versión del artista mucho menos rompedora que la de 2013, con un buen directo y una escenografía estudiada, digna de la apertura. Una apuesta que si bien original, a mi parecer tiene pocas opciones de una victoria. Recordemos que el jurado internacional tumbó sin ningún reparo el “Heartbreak Hotel”, impidiendo su victoria pese a ser la gran votada por el público sueco. Por tanto, a priori y viendo la competencia, las opciones de YOHIO parecen escasas.

Valoración (de 0 a 5): 3.

2. “Aleo” – Mahan Moin (Letra y música: Mahan Moin, Anderz Wrethov).

Las candidaturas ubicadas en esta posición debemos considerarlas relleno de Christer Björkman. Típica canción del Melodifestivalen que recoge influencias de aquí y de allí. Resulta pretenciosa y pegadiza, pero el directo de Mahan es muy pobre. En algunos puntos sus afinación se evapora y brilla por su ausencia. Si bien la puesta en escena y la coreografía son acertadas, ella contrarresta todo lo que esta candidatura pudiera aportar. Pierde todas sus opciones y cae en agua de borrajas. Lo sentimos Mahan.

Valoración (de 0 a 5): 1.

3. “Bröder” – Linus Svenning (Letra y música: Fredrik Kempe).

El que quizá sea el tema más original de la noche destila elegancia. Linus gana enteros a cada segundo con una de las escenografías más originales que recuerdo en el certamen. No usar el escenario es a priori novedoso, pero utilizarlo como un lienzo en el que reflejar imágenes para luego incorporarse es cuanto menos efectista. Su presencia en sí ya destaca y su voz es única. Una candidatura muy a considerar que a mi parecer debiera haber estado presente en la final. La única pega que le pongo es el vestuario. Este chico viste generalmente mucho mejor. Maravilloso.

Valoración (de 0 a 5): 4.

4. “Casanova” – Elisa Lindström (Letra y música: Ingela “Pling” Forsman, Bobby Ljunggren, Jimmy Jansson).

Tema previsible. Quizá sea el que más pereza me da de toda la semifinal. Ella no sorprende, es un tema manido y  no aporta nada. Me parece tremendamente prescindible, puro relleno.

Valoración (de 0 a 5): 0.

5. “Bedroom” – Álvaro Estrella (Letra y música: Jakke Erixson, Jon Bordon, Loren Francis, Kristofer Östergren).

Uno de los más esperados. Un tema francamente atractivo. El claro ejemplo de cómo destrozar una canción con un tono demasiado alto y en consecuencia arriesgado para el artista, y una escenografía recargada y barroca uniendo los tópicos eurovisivos que más éxito reportaron en su día. El tema podía haber sido mucho mejor aprovechado, y si bien Álvaro procura solucionar su frágil directo según avanza el tema, nos encontramos con una candidatura demasiado pretenciosa que puede generar rechazo por su pesadez.

Valoración (de 0 a 5): 2.

6. “Songbird” – Ellen Benediktson (Letra y música: Sharon Vaughn, Johan Fransson, Tim Larsson, Tobias Lundgren).

La candidatura redonda. Diferente, íntima, sencilla, elegante, audaz, estudiada, estratégica, actual… demasiados adjetivos que se podrían añadir a una alternativa perfecta. Ellen se entiende a la perfección con la cámara. Demuestra un aplomo escénico con una inocencia muy bien interpretada. Un tema que engancha y una escenografía que vuelve a demostrar que no son necesarios grandes escenarios (ni si quiera el del Melodifestivalen, no precisamente un ejemplo de escenario faraónico y desproporcionado) para bordar una canción. Termina con ovación y por supuesto, también consigue la mía.

Valoración (de 0 a 5): 5.

7. “Bydgens son” – Sylvester Schlegel (Letra y música: Sylvester Schlegel).

Sylvester nos trae un tema entretenido, con un cartel en la frente que dicta “No tengo opciones”. Es agradable, se deja escuchar, pero su propia esencia queda disimulada, no es un tema que se recuerde con especial facilidad, tardando en arrancar y alargando una espera en la que pierde a cada segundo. Las canciones que le preceden eclipsan un tema poco acertado.

Valoración (de 0 a 5): 1.

8. “Survivor” – Helena Paprizou (Letra y música: Bobby Ljunggren, Henrik Wikström, Karl-Ola Kjellholm, Sharon Vaughn).

La actuación más esperada se ubica en el último lugar. Máxima expectación para recibir a una ganadora de Eurovisión. Helena Paparizou quiere conquistar el mercado sueco y lo hace con un tema potente. “Survivor” se deja querer. Siempre he sido crítico con la “number one”, pero  he de decir que físicamente la encuentro mucho más atractiva. Sus pronunciadas curvas embellecen su figura y su cara, más redonda, resulta más natural. Rumores de embarazo acechan a la una artista de la cual se esperaba quizá, algo más. Con un espectacuar vestuario y una realización de escándalo, Helena demuestra tablas, pero con un tema quizá poco sorprendente y del cual se espera más, sobre todo al final. En la línea de su estilo Helena propone una canción que defiende con grandes aptitudes, pero que Suecia tiene tremendamente vista. Helena tiene que pasar por un Andra Chansen para intentar demostrar de nuevo a Suecia, que su canción merece la pena.

Valoración (de 0 a 5): 4.

Ranking de esta semifinal:

1º “Songbird”, de Ellen Benedikston (5/5). (Resultado real: Final).

2º “Bröder”, de Linus Svenning (4/5). (Resultado real: Andra Chansen).

3º “Survivor”, de Helena Paparizou (4/5). (Resultado real: Andra Chansen).

4º “To the end”, de YOHIO (3/5). (Resultado real: Final).

5º “Bedroom”, de Álvaro Estrella (2/5). (Resultado real: 6º).

6º “Aleo”, de Mahan Moin (1/5). (Resultado real: 7º).

7º “Bydgens son”, de Sylvester Schlegel (1/5). (Resultado real: 8º).

8º “Casanova”, de Elisa Lindström (0/5). (Resultado real: 5º).

DELTÄVLING 2 – LINKÖPING. (8 de febrero).

Semifinal más floja que la anterior, aunque los temas buenos son sobresalientes. Es la semifinal de los grupos.

1. “Love trigger” – J.E.M. (Letra y música: Thomas G:son, Peter Boström, Julimar “J-Son” Santos).

Tema potente, distinto, bien presentado, y con una realización de escándalo. Las voces empastan perfectamente y parecen demostrar la solvencia pertinente para poder conseguir un buen resultado. Además, abren la semifinal, lo cual puede suponer un plus. El tema en sí mismo no es la octava maravilla, pero si resulta atractivo y trabajado. Thomas G:Son hace acto de presencia desde esta semifinal, y nos vuelve a sorprender con un tema nada parecido al resto. Un compositor cuyo denominador común es la calidad, aunque le tengamos hasta en el tebeo.

Valoración (de 0 a 5): 3.

2. “Hallellujah” – The Refreshments (Letra y música: Joakim Arnell).

Una candidatura a mi parecer bien planteada, pero con un vestuario terrible. Escuchándola me vino a la mente el “Babydoll” de Top Cats y “Desperados” de Pernilla Andersson, dos temas a los cuales tengo mucho cariño, sobre todo al último. Un estilo musical que a los suecos les suele convencer por lo general, pero que quizá no ofrezca nada nuevo.  Vocal y escénicamente resulta atractivo, pero ni el puesto ni salida ni la ya mencionada vestimenta hacen gala de un tema que puede pecar de predecible. Esta no es vuestra ocasión…

Valoración (de 0 a 5): 2.

3. “Glow” – Manda (Letra y música: Joy Deb, Linnea Deb, Melanie Wehbe, Charlie Mason).

Uno de los temas favoritos a priori. Si bien vimos lo que era destrozar un tema con Álvaro Estrella, Manda decide querer superar la carnicería de “Bedroom” y nos demuestra que sí, se puede hacer peor. Nerviosa a más no poder, y con sus tatuajes de rostros y demás motivos carcelarios (a falta de un “Amor de madre”), sin olvidar un vestido y cabello esperpénticos, Manda decide querer quedarse con todas las papeletas a “Octava del año”. Y así es. Un tema potente acompañado de una artista que hace una matanza en tres minutos.

Valoración (de 0 a 5): 2.

4. “Efter solsken” – Panetoz (Letra y música: Johan Hirvi, Mats Lie Skåre, Nebeyu Baheru, Njol Badjie, Pa Modou Badjie).

Una mezcla de influencias y estilos. Esto es lo que aporta Panetoz. Empaque escénico de una agrupación agradable que presenta un tema vivaz. A priori nadie diría que este tema pudiera arrebatarle el puesto a Martin Stenmarck, pero así es. Personalmente no considero que esta candidatura fuera meritoria de tal honor, pero viendo el panorama de la semifinal, me parece cuanto menos de agradecer. El tema a veces se pierde en ritmos de la danza de la lluvia, o cualquier baile típico de las tribus del corazón de África. Tiene ese atractivo y a Suecia le gusta. No se diga más.

Valoración (de 0 a 5): 2.

5. “I am somebody” – Pink Pistols (Letra y música: Joakim Törnqvist, Nestor Geli, Per Ivar Hed, Susie Päivärinta, Tord Bäckström).

Con esta agrupación tuve prejuicios. E igual que digo que los tenía, me sorprendieron muy gratamente en la semifinal. Un directo espectacular en el que las voces encajaban sin ningún esfuerzo y con una ejecución admirable. Poco más que decir, me parece una opción muy digna pese a que la canción, lo que es aportar, aporte poco.

Valoración (de 0 a 5): 3.

6. “Undo” – Sanna Nielsen (Letra y música: Fredrik Kempe, David Kreuger, Hamed “K-One” Pirouzpanah).

No creo que existan muchas palabras que puedan definir algo así. Sencillamente: perfecta. La ejecución de Sanna recoge hasta el último matiz, el último ahogo de sus palabras. Una escenografía elegante, centrada en el artista y en impresionar sin grandes ornamentos. Suecia podría jugar a caballo ganador con esta candidatura que, a priori, parece ser la gran favorita a convertirse en representante de Suecia en Copenhague. Quedan dos semifinales y no se puede dar por sentado nada, pero en un principio, ella es la principal candidata a tener en cuenta.

Valoración (de 0 a 5): 5.

7. “Set yourself free” – Little Great Things (Letra y música: Charlie Grönvall, Cristoffer Wernqvist, Felix Grönvall, Adam Dahlström).

Gritos, gritos, gritos por todos lados. Una canción que cantada con algo más de sentimiento y sin pretender dejar sordo al público, hubiera sido mucho más asequible. El tema me parece maravilloso, pero ellos no. Esta edición veo más temas por encima de artistas que lo contrario.

Valoración (de 0 a 5): 2.

8. “När änglarna går hem” – Martin Stenmarck (Letra y música: Andreas Öhrn, Alexander Bard, Martin Stenmarck, Peter Boström).

Martin Stemarck tiene el efecto Paparizou. Debe ser que coincidir en el mismo Festival les otorgó el mismo halo: están radiantes. El tema de Martin es espectacular. Su interpretación y escenografía dan en el clavo, y la posición remata una candidatura digna de final. Precisamente el pase a la final, sorprendentemente, no lo obtuvo. La sorpresa de la noche. El Andra Chansen pinta intenso.

Valoración (de 0 a 5): 5.

Ranking de esta semifinal:

1º “Undo”, de Sanna Nielsen (5/5). (Resultado real: Final).

2º “När änglarna går hem”, de Martin Stenmarck (5/5). (Resultado real: Andra Chansen).

3º “Love trigger”, de J.E.M. (3/5). (Resultado real: Andra Chansen).

4º “I am somebody”, de Pink Pistols (3/5). (Resultado real: 7º).

5º “Set yourself free”, de Little Great Things (2/5). (Resultado real: 6º).

6º “Efter solsken”, de Panteoz (2/5). (Resultado real: Final).

7º “Hallellujah”, de The Refreshments (2/5). (Resultado real: 5º).

8º “Glow”, de Manda (2/5). (Resultado real: 8º).

Sígueme en Twitter: @cehache_

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.