Muchos son los países que llegan a la Gran Final y de repente, una vez en ella, se deshinchan hasta perderse en los últimos puestos mientras eurofans varios se echan las manos a la cabeza por la catástrofe que ha supuesto ver a sus favoritas en esos puestos. En los años recientes son sonados los casos de Kati Wolf, Anggun, Tooji, Anna Rossinelli, Niamh Kavanagh o Soraya, entre otros. Para muchos, casos justificados, para otros muchos no. El caso es que siempre hay candidaturas que estando en la terna de favoritos luego ven sus opciones desvanecerse. Y esa es la parte de la tabla que voy a exponeros hoy. Los puestos del 21 al 26, ambos inclusive.

Pero antes quiero agradecer a todos los lectores de la columna de ayer por el alto ratio de lectura que se obtuvo.

¡Que Ola Sand me pille confesado con lo que viene hoy!

rumania-150x150

26

RUMANÍA

‘Miracle’ – Paula Seling & Ovi

Y empezamos la ronda de los perdidos con la sobrevalorada Rumanía. Un psuedo-dance que me da una pereza horrible, que no me dice nada que no hayan dicho ya las mencionadas Kati Wolf, Anggun o Soraya. Un tema que si es lo que es, es por ellos. Ni me parece una maravilla ni me parece que merezcan quedarse en semifinales. Pero en la final les regalo este bonito rosco que a mi parecer se merecen. ‘Playing with fire’ queda lejos de un ‘Miracle’ que sabe a muy poco después de 2010. No tienen nada que ofrecer salvo una puesta en escena en la que ella parece estar anunciando un detergente.

Sobre el tema del videoclip y su similitud al de Ruth Lorenzo, he de decir que me parece un debate absurdo. Sí, usan el agua. Ruth Lorenzo no ha inventado el agua, ni tampoco lo hizo Bryan Rice ni Frank Sinatra. Ahora bien, igual que aquí doy una de cal, doy otra de arena. No puede decir que ella ya bailó bajo la lluvia en 2008 como si ella lo hubiera ideado. Es caer en su propia trampa. Precisamente bailó ‘Purple rain’ tema que todos conocemos de sobra en voz de nuestra representante en el citado año. Paula bonita, ¡afina esa garganta, que en el agudo te la juegas y en el Eurovision in Concert no diste una!

Miedo me dan estos dos, el escaso voto del este más su elevada diáspora occidental me causa un pánico irrefrenable. Pero en mi top no tenéis nada que hacer. Qué nivelazo nos trae el Este, ¡wow!…

dinamarca-150x15025

DINAMARCA

‘Cliché love song’ – Basim.

Siendo consciente de antemano de lo chocante que pueda resultar ver a los anfitriones en la penúltima posición, procedo.

Dinamarca es un país que en los últimos años, y salta a la vista, se llevan trabajando la victoria. Pero una vez la han tenido, no creo que estén demostrando cualidades para llevárselo de nuevo. Basim es el Bruno Mars de la edición, y partiendo de que es un estilo que en nada representa la música danesa, me cansa, no me divierte, incluso me parece que su pretensión hace aún más vulnerable a una canción que seguramente quede mucho más arriba y que sea muy ovacionada.

Su patriotismo exacerbado con la bandera desplegándose conmovió a unos daneses que necesitaban precisamente eso: realzar su papel de anfitriones, y qué mejor que desplegar una bandera como el mantel en el balcón después de comer. Un tema que habla de la típica canción de amor, y para mí se queda en eso, en otra canción más que habla del amor de forma distinta, pero a mi parecer cansina. Y como me cansa, aquí se queda.

Bienvenidos a Estados Unidos Song Contest.

israel-150x150

24

ISRAEL

‘Same heart’ – Mei Finegold.

Y he aquí la candidatura a la que veo entre ese gran número de favoritos para llevarse el gato al agua, y a la cual también veo rondando plazas como esta. Ojalá y me equivoque, pero Israel tiene las papeletas de ser el tema dance que se hunda como un barco de papel. Diva idolatrada que a cada segundo intenta demostrar el poderío de su voz sin sutileza alguna y que se marca un videoclip que si bien original, no me permite tampoco captar la idea de la canción.

Se deja escuchar, se pega, te atrae, pero para mí lleva escrito en la frente ‘Me voy a hundir’. Y sinceramente, tampoco creo que sea el tema de la edición.

Como puntos positivos diré que su voz es estupenda, y que en directo tiene una buen potencial, pero creo que la puesta en escena no nos ofrecerá mucho y no la veo marcándose un baile como hicieron Kalomira o Ani Lorak. Otro punto a su favor es su fragmento en hebreo, idioma que idolatro y que considero, debiera ocupar toda la letra.

Israel merece el pase a la final que no obtuvieron Dana International, Izabo y Moran Mazor, siendo para mí esta última la GRANDÍSIMA injusticia de la edición de 2013 sino la más grande del concurso a mi parecer.

Niña, aparca aquí que ya hemos llegado.

portugal-150x150

23

PORTUGAL

‘Quero ser tua’ – Suzy.

Un estilo casi en desaparición en Eurovisión es la música latina. Ya Rumanía la rescató en 2012 con Mandinga,  y ahora lo hace un país que es uno de los mayores exportadores de este estilo: Portugal (ante la ausencia de estos temas del país fetiche, España, que no lo hace desde 2004 con Ramón y ‘Para llenarme de ti’).

Suzy tiene esa capacidad de irse por los ramales de los pentagramas y recorrerse todas las notas hasta llegar a la que quiere. O lo que es lo mismo, que desafina como le da la gana. Tiene que cantar un tema que es sencillo, y le cuesta. Me recuerda muchísimo a Kati Wolf, no sólo en lo físico, sino también en lo vocal. Se ponen terriblemente nerviosas cuando cantan temas dance, pero sin embargo, les das una balada y la bordan.

Hermanas en la distancia, la portuguesa trae uno de los temas más pegadizos y bailables de la edición, que tras los últimos arreglos que presenta su versión definitiva, nos demuestra que la producción es inmejorable y que ponen toda la carne en el asador. Pena que precisamente la puesta en escena, de resultar parecida a la que vimos en el Festival da Cançao, diga poco/nada y no explote al máximo las opciones de una canción que llevábamos años esperando de nuestros vecinos.

Sobre la preselección, decir que me parecía el tema más adecuado para la victoria. Ni Rui Andrade, Raquell Guerra, Zana ni Catarina Pereira tenían opciones potentes. Esta última llevaba el propio ‘Canta por mim’ remasterizado, pero mal. Ni me parecía pegadizo, ni llamativo, ni especial. La propuesta de Suzy es mucho más explosiva y exótica, y son precisamente las bazas que puede jugar bien Portugal para llegar a la ansiada final, que no sabremos si conseguirá, aunque difícil parece estar.

ucrania-150x15022

UCRANIA

‘Tick Tock’ – Mariya Yaremchuk.

Ucrania, como ya comenté con Albania, es otro de los países que se ha subido al carro de la remasterización de canciones en los últimos años. Pero además este año nos han presentado un lustroso catálogo de cómo darle dos, siete y nueve vueltas a la canción con la que pretenden acudir al certamen.

La primera de ellas era de padre, hijo y muy señor mío. Cualquier muchacha de Montera a las 3.00 a.m. nos habría ofrecido un show con la misma delicadeza y sobriedad que Mariya. Ante esto, no se les ocurre otra cosa que taparla hasta el cuello y mantenerla fría como el témpano, como vimos en la preselección maltesa. Y después, al más puro estilo cabaret, se nos sienta en una silla y se marca un show digno de final.

Bien, pues considerando ya la versión final, diré que es una obra de arte si la comparamos con las anteriores.  Y lo mío me ha costado cuando valoraba mucho más la segunda versión hasta hace más bien poco. Mariya ahora es divertida, dinámica y entretenida. Cumple un buen papel en el Festival y seguramente lo haga el diez de mayo. Pero claro, lo que ocurra esa noche ya es otra historia. De hecho, yo me atrevería a decir que puede ser una candidatura de opuestos: o se mete en el top 10 o se queda perdida. Y en  mi top se queda aquí, pese a que me sea una canción decente y con opciones de al menos, levantar el nivel durante tres minutos.

estonia-150x15021

ESTONIA

‘Amazing’ – Tanja.

Turno para el último de los países bálticos que quedaba en pie dentro de mi top. Estonia nos trae su Loreen particular, llamada Tanja. A golpe de baile y mareo, la pelirroja no para quieta los tres minutos con un tema correcto y potente que nos recuerda a la ganadora de Eurovisión 2012. Lo que no entiendo es que, dispuestos a coger ideas, las cojan todas. Ella me marea con tanto baile, para arriba y para abajo, ahora te suelto y ahora te abrazo. Muy del estilo de Sopho Nizharadze en 2010.

Indiscutible la calidad del tema que es uno de los más elegantes en su estilo, pero que sin embargo me falla por ella. Su voz no tiembla ni un ápice con la coreografía, hecho admirable, pero realmente tanto el vestuario, como el propio baile en sí me echan para atrás y hacen que Estonia ocupe esta plaza en mi top. Un tema dance que si aprecia más el estatismo en ciertos momentos, puede ser un completo tiro en Eurovisión. Por ahora, aquí lo dejo. Puesto 21.

Y como veréis, me acabo de liquidar en esta entrada el 90% de los temas más movidos. Con ellos pongo de relieve la auténtica carnicería que puede pasar por la Europa del Este. Donde quedan aquellos años en los que esta zona de Europa reinaba imperiosa sobre un Occidente que nada tenía que hacer. Aunque como veremos más adelante, guardan pocas joyas, pero las suficientes como para poner muy complicadas las cosas a los países que han ganado los últimos años, en su mayoría occidentales, salvo Azerbaiyán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.