Como un grifo abierto que nunca se seca. Así es la calidad en Eurovisión cuando lo ponemos bajo el prisma de la delegación italiana. No es cosa de ahora, es cosa de toda la historia del Festival. Pero su ausencia, siempre supone una bajada en el listón de la calidad de cada edición en la que Italia no está presente.

italia-150x150

Y cómo se agradece tenerla tres minutos en cada festival desde 2011. El atrevimiento de Raphael Gualazzi de plantar un piano y un grupo de amigos tocando como en un café-bar romano. El desenfreno y el saber hacer de una divertida y ecléctica Nina Zilli que nos trajo las influencias del soul a Eurovisión. El clasicismo y la tradición de la balada italiana con el joven y apuesto Marco Mengoni…

Y ahora ni más ni menos que el epicentro del panorama musical italiano. La artista de masas, que mueve carpetas y posters por doquier. Toda una celebrity, en el ojo de la fama musical, la reina de la música italiana contemporánea, sentada junto a su predecesor, Marco Mengoni. Ella es Emma.

Ganadora del Amicci di Maria di Filippi, participante de Sanremo 2011 con Moda, con la cual rozó la victoria que si consiguió un año después. “Non È L’inferno” era el tema para muchos que podría haberle arrebatado el puesto a Loreen. Yo no lo creo, en absoluto. Nina Zilli me parece artísticamente más completa. Y lo expondré más adelante.

Todo comenzó en Twitter. La candidatura italiana se llevaba gestando tiempo, y la RAI tenía muy complicado subir el listón de Marco Mengoni y “L’essenziale“. Emma comenzó a soltar varios tweets en danés y las evidencias apuntaban a que ella era la elegida para acudir a Copenhague.

Felicidad máxima.

Su nombre sonaba a ganadora.

[…]

No.

Italia, que tan bien encaminada tenía su propuesta, va y estropea el pastel con una canción que o hace gala a la artista. Para mí sin duda el peor trabajo de la italiana, teniendo temas como ‘Saro liberà’, ‘Arriverà’ o el tan vanagloriado ‘Non È L’inferno’. Emma sabe hacer cosas mucho mejores que “La mia città”. El decadente estilo al que nos acostumbra la música italiana topa con una artista potente.

Llega el Unser Star für Danemark. Y se acabó la fiesta. Italia me confirmó que no ganará en Copenhague. El directo de Emma con un tema tan movido y una puesta en escena que parece, se basará en ella dando brincos por todas partes no ayudan a una artista que empasta bien las baladas y canciones-protesta. Emma no llega; se ahoga. La gran decepción.

Personalmente diré que la canción en sí no es mala. Entretiene, e incluso se hace breve. Entra a la primera escucha y ella derrocha carisma. Son sus principales bazas, pero claro, el directo es determinante en un tema así, en el que su voz sufre y en el que ella quiere dar más de lo que buenamente puede dar.

Cuando canta más quieta lo borda, y espero que quien le aconseje se lo haga saber. El escenario y el tema harán el resto, ella puede estar perfectamente parada o moviéndose marcando los ritmos como hizo en Sanremo. Emma es una artista de aúpa, de esas de rompe y rasga, de las que dejan huella en la historia de un país. Reconocida constantemente, cuenta con un divismo que el público le ha otorgado y ha conocido las cumbres y glorias de la Italia actual. Su complicado carácter y su carisma hacen de ella una artista que podrá caer mejor o peor, pero que indudablemente deja huella.

En cuanto al vestuario, espero que sea sensata y pese a resultar divertida en su videoclip, no caiga en el esperpento y sepa elegir un vestido o traje modernos pero no demasiado excéntricos. Ella y su voz -si la sabe aprovechar y lucir- son suficientes.

Es una candidatura que lo tiene todo, por eso está en mi top 10. A pesar de ser la canción de Emma que menos me guste y a pesar de que creo, será mal planteada en escena. Italia ha demostrado que hace las cosas de otra manera muy distinta al resto de Europa. En Italia con un pie de micro tienen suficiente. Cultura mediterránea. Dramatismo escénico quizá. El caso es que no necesitan demasiados ornamentos ni están a la vanguardia en el ámbito de las ‘performance’. Raphael llevó a sus colegas, Nina a su coro góspel y Marco optó por la sencillez y corrección de salir solo a escena. Emma, me parece que hará un remix de 2011 y 2012: llevará batería, quizá una guitarra, y coros. Abarcarán un escenario en el que ella tendrá un primer plano claro y los demás ambientarán y apoyarán vocalmente sin eclipsar en demasía a la artista.

Sobre los pronósticos, no es un tema en el que suela tener mucho ojo. Pero predigo que Italia sufrirá este año si tomamos como referencia la segunda, novena y séptima posiciones que preceden a Emma. Italia está afincada y confiada en un top10 que hay que trabajarse año tras año. Dependerá, como con todos, su puesta en escena. Pero realmente considero que Italia este año si entra en el top10 será de las últimas, si no queda fuera por poco. Mucho tendría que sorprender este tema que parte con la gran ventaja de ser muy diferente.

Pero claro,  Italia siempre lo es. Es esa fuente de la eterna calidad. Un chorro de agua que incesable e inagotable que cae con vehemencia hacia un mar en el que todos confluyen, y en el que Italia siempre destaca. Es impresionante.

Italia, 1 punto.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.