La cantante murciana ha ofrecido hoy en Madrid su última rueda de prensa antes de partir rumbo a Dinamarca, un acto en el que se ha mostrado tranquila, ilusionada y con ganas de probar por primera vez el enorme escenario del Festival.
Según comenta la representante Española,”Está siendo una aventura total. Estos meses lo he pasado muy bien y, a la par, estoy cuidando cada detalle al milímetro, porque yo quiero ganar y mi actuación debe ser de 10. Estoy tratando mi candidatura con más respeto aún que si fuera un single para un disco mío, por el respeto que tengo a los eurofans, que son los que de verdad mandan aquí. Me encanta dejarme llevar por la marea eurofan”.
Antes de su viaje a Copenhague, la cantante tiene un par de compromisos con programas de TVE, una firma de discos (el martes a las 18 horas en Madrid) y le queda realizar las últimas pruebas de su vestido, uno de los grandes secretos de su candidatura.
Con respecto al vestuario que lucirá en su actuación comenta que quiere que se vea hermoso, pero que no añada dureza. “Estoy intentando que todo sea lo más bonito posible”.
Otra de las grandes incógnitas de la candidatura de Ruth es si habrá o no agua en el escenario. Aunque la cantante ha dicho que “parece que en Dinamarca hay algo de sequía”, por lo visto al final algo de agua habrá: “Por temas de logística no era posible introducir lluvia en el escenario, pero he sido tan pesada que por lo menos me pondrán un poco de agua alrededor y jugaremos con los recursos visuales. Así que al final algo de agua sí que habrá”.

Ruth no va con la cabeza baja. Su objetivo es ganar y hará todo lo posible por conseguir el primer triunfo de España en el Eurovisión del siglo XXI. Parte de su seguridad y confianza la obtiene de lo cómoda que se siente con su canción y del apoyo del público español, que la eligió como candidata el pasado 22 de febrero en la gala “Mira quién va a Eurovisión”.
“Aquella noche la recuerdo como el momento más destacado de mi candidatura, cuando me votó mi gente, mi país… eso me dio muchísima fuerza”. Es más, de cara al Festival su única preocupación es que el sonido sea correcto: “Si me veis con cara de preocupación, es porque no me oigo bien. Pero si me escucho perfecta a través del pinganillo, entonces actuaré relajada”.
Por último, la cantante también ha confesado que le gustaría cantar en el puesto 22 y, de no poder ser, en un puesto de la segunda mitad de la gala, lo más cercano posible a las votaciones.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.