Rusia quiere abandonar Eurovisión para crear un festival sin gays: el país de Vladimir Putin está indignadísimo con la victoria de Conchita Wurst, tanto que varios políticos proponen abandonar el festival para crear uno propio donde estará prohibida cualquier manifestación homosexual.

Un político ruso ha pedido que el país abandone inmediatamente Eurovisión: “Los resultados del último Eurovisión son el colmo. Tenemos que abandonar este concurso inmediatamente, ya es hora de que dejemos de aguantar esta locura”, afirma Valery Rishkin. Mientras otra política llamada Olga Batalina le da la razón: “El concurso de Eurovisión solo es propaganda de la cultura no tradicional, incluyendo la cultura gay”. La victoria de Conchita Wurst ha levantado ampollas en Rusia, parece ser. Encima, los políticos justifican que Rusia se gasta 40 millones de euros al año en Eurovisión. ¿En qué? ¿En trenzarle el pelo a sus gemelas? Si realmente aporta tanto (esa cifra es una completa exageración y es falsa), ¿por qué no están los rusos en el Big 5?

Tanta es la crispación posteurovisiva que los políticos rusos han propuesto abandonar Eurovisión para crear su propio festival sin gays: “The Voice of Eurasia”. Aseguran que varios países vecinos y del este de Europa estarán encantados en abandonar Eurovisión para unirse a esta iniciativa, donde se prohíbe todo lo homosexual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.