José Antonio Ayala (Alicante) – Lo publica el diario El País: “La UE aprobará el viernes una propuesta excepcionalmente dura de sanciones contra Rusia, que plantea un aislamiento institucional, económico y financiero por la escalada del conflicto en Ucrania”. Pero no se queda ahí la cosa: “Bruselas recomienda excluir a Rusia de acontecimientos culturales, económicos y deportivos internacionales, como carreras de Fórmula 1, competiciones futbolísticas o la Copa del Mundo de 2018, que debe organizar Rusia”. Lo que automáticamente nos hace añadir al Festival de Eurovisión en esa lista de acontecimientos que serían víctimas del duro boicot que plantea la Unión Europea hacia Rusia.

No olvidemos pues que la UER es una organización internacional de televisiones y radios dentro del área de difusión europea que en su mayoría está compuesto por corporaciones públicas dependientes de los diferentes gobiernos nacionales. Gobiernos nacionales que podrían empujar a los representantes de las televisiones pertenecientes a la EBU/UER a que efectúen la expulsión del Festival de Eurovisión o incluso de la misma organización.

El nombre de Rusia se añadiría así a la lista de quebraderos de cabeza que tiene la UER de cara a Viena’15, lista en la que forman Israel (cierre de la IBA), Grecia y Georgia (aviso de sanción de la UER), Turquía (sigue sin confirmar ni desmentir su participación en Viena’15) además de Marruecos y Líbano que preparan su vuelta y debut respectivamente al festival a la espera de la confirmación de retirada de Israel.

 

¿Quién decía que Eurovisión no es política?

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.