Uno de los cambios que introdujo la UER para la edición de 2013 afectaba al sistema de votación. Desde la implantación de los jurados y hasta ese año, se recogían los puntos (del uno al doce) del televoto y el jurado, se sumaban, y con ellos se obtenían los resultados finales que leían los presentadores durante su minuto de gloria. De esta forma, un país que hubiera quedado undécimo para ambos y que, por tanto, hubiera causado buenas impresiones a unos y otros, no obtendría ningún punto.

La idea fue que los jurados ordenaran todas las canciones por orden de preferencia, del 1 al 25 (en los casos en que hubiera 26 países en la final, algo que hasta ahora ha ocurrido en todas las ediciones desde entonces). A este ranking, se le unía el de la audiencia y se hacía el cómputo global del 1 al 25, de donde se extraía el top ten definitivo. El objetivo era, precisamente, favorecer a países que habían conseguido puestos aceptables o intermedios para todos, en detrimento de los que habían gustado mucho a la audiencia pero no al jurado, o al revés.

Sin embargo, este procedimiento ha demostrado ser un poco injusto con ciertas candidaturas, o eso opina la UER. Se basan en ejemplos como los votos de Italia en 2013 (la audiencia se volcó con Rumanía, pero ‘It’s my life’ no convenció a los jurados italianos y al final sólo recibió un punto) o con las polacas de la pasada edición que, a pesar de ser favoritas tanto en Irlanda como en el Reino Unido, no gustaron a los jurados y en las votaciones se quedaron sin ver un solo punto procedente de estos países.

Ante este tipo de situaciones, por tanto, la UER ha reimplantado el sistema original, que computaba los votos de jurados y audiencia del 1 al 12 y que, en su opinión, refleja mejor los gustos de los distintos países y, sobre todo, no anula tanto los veredictos del televoto. De momento, entrará en vigor para el JESC 2014, pero ya se sabe que el hermano pequeño de nuestro festival favorito muchas veces es la antesala de lo que acabamos viendo pocos meses más tarde en nuestro festival favorito, así que no se puede descartar la opción de que el sistema de votación de Eurovisión 2015 vuelva a ser igual que en las ediciones del 2009 al 2012.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.