Carlos Sanz (Madrid) – La NRK, ente público noruego, ha anunciado hoy sendos cambios en el formato de su preselección para escoger al candidato que portará la bandera nórdica a Viena. Algunos cambios han resultado especialmente llamativos. Concretamente, el más sorprendente es la incorporación de la orquesta en esta mítica preselección.

Noruega recobra así la esencia del Festival del Siglo XX, esencia que a día de hoy mantienen algunos festivales como el italiano Sanremo o el albanés Kenges, que cada año son un referente de la música más allá de sus fronteras, y ambos, medios para seleccionar a las candidaturas que competirán en Austria el próximo mes de mayo.

La preselección noruega tendrá únicamente una final, del 14 de marzo, en la cual competirán diez canciones en liza. Sin embargo, si bien la presencia de la orquesta está confirmada, las diferentes candidaturas pueden optar por utilizarla de forma total, parcial, o no utilizarla.

Esta opción ha sido reivindicada en numerosas ocasiones a instancias de la UE, quien en el año 98 optó por última vez en ofrecer el uso de la orquesta. Numerosas peticiones ha recibido desde entonces, como la de Daniel Diges en 2010 con Algo Pequeñito. Otras muchas participaciones se han considerado piezas dignas de un acompañamiento de orquesta, como el caso de Rona Nishliu con ‘Suus’ en 2012. Otros como Rybak reivindicaron la música en directo, petición que fue declinada también.

La nueva opción de la NRK reabre una alternativa que la UER descartó alegando que su retirada contribuiría a la concentración del artista, y por los evidentes gastos económicos que implicaba, así como actualmente la logística de los escenarios que prácticamente buscan el protagonismo del artista. No obstante, en la materia de distribución, Sanremo innova cada año con orquesta en escalera o a la altura del público, evitando así que eclipse a los cantantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.