Entramos en el mes de diciembre y todo apunta a que el representante de España en Viena se está perfilando desde estos últimos días en el seno de TVE. Aunque la lista que maneja TVE deja algún que otro nombre muy sorprendente y algún que otro ex-eurovisivo, según han publicado en varios medios hay 4 candidaturas que parten con más ventaja que los demás para llevarse esta opaca carrera que se disputa en los despachos de la televisión pública: Merche, Edurne, Raúl Gómez y Diana Navarro. Según comentan esos mismos medios la primera está descartada y la segunda es una incógnita por el secretismo que rodea su candidatura. Así que el dilema en TVE estaría reducido a día de hoy a dos nombres: Raúl Gómez y Diana Navarro (dejando con una X la opción de Edurne por el mencionado secretismo en torno a su hipotética candidatura). Este podría ser el resumen de todo lo publicado hasta hoy en cuanto a informaciones publicadas por compañeros de otras webs y que nos consta que están muy cerca de la realidad.

Los 3 nombres principales (Raúl, Diana + la incógnita Edurne) serían grandes representantes de la música en España, los 3 tienen estilo, sonido e imagen muy diferentes entre sí pero creemos que al margen de gustos podemos estar de acuerdo que lo que tienen en común es que sin duda alguna serían muy dignos representantes de España en Eurovisión. Luego podrían quedar mejor o peor si alguno de los 3 acuden a Viena, ustedes saben que en Eurovisión 2 + 2 no siempre son 4 y pueden pasar muchas cosas, pero en lo que hay seguridad e insistimos en que en esto hay unanimidad entre la comunidad eurofan es que cualquiera de los tres (Diana, Edurne o Raúl) nos haría sentir orgullo de nuestro país en Eurovisión, algo que salvo en muy contadas ocasiones desde 2005 no pasa.

Somos un medio totalmente independiente, no dependemos de intereses de terceras personas, no tenemos ánimo de lucro y siempre nos guiamos a la hora de hacer nuestro trabajo por el rigor y la honestidad que deben imperar en cualquier trabajo periodístico, sea cual sea su ámbito. Pero todo ello no nos impide posicionarnos en momentos concretos y marcar una determinada línea editorial y la ocasión y las circunstancias actuales así nos empujan. Porque tenemos la sensación de que este es el último cartucho, la gran oportunidad de oro de llevar a una de las artistas (en el más amplio sentido de la palabra) con mayor bagaje, tablas, calidad, personalidad y solvencia encima de un escenario en volandas hacia la capital de Austria a representar a la música española en Eurovisión: DIANA NAVARRO

Creemos que lo de “representar a la música española” con Diana Navarro se hace literal porque sonaríamos a España por los cuatro costados. ¿No es lo que quiere Europa de nosotros según muchos? Para ello no hace falta recurrir a la pachanga que visto lo visto en los últimos años ya no funciona en el festival. Véase ejemplos claros como los de Grecia y Chipre, países que con la pachanga que tan bien les funcionó entre el 2000 y el 2009 en este último lustro han sufrido más de un descalabro queriendo repetir una fórmula ya acabada y desgastada en el ESC. Y es que Diana Navarro por su parte explotaría el alma y la raíz españolas pero desde un lado elegante y con una personalidad desbordante, sin caer en la vulgaridad de la pachanga. Géneros como la copla o la zarzuela nunca vistos antes en Eurovisión y nunca explotados por TVE en el certamen serían una base idónea para rodear a la malagueña en una candidatura sobria y acorde a quien representa. Uno de los argumentos más utilizadas por los eurofans a la hora de crear una fórmula de éxito para TVE en el ESC es que “tenemos que sonar a Europa”. y decimos nosotros: ¿No podemos sonar a España y hacerlo con calidad?

Diana ofrece en su música un arte clásico y como tal atemporal que si es bien concebido y ejecutado en su totalidad (ya saben ustedes que en Eurovisión es clave el denominado ‘pack’) Diana lograría una candidatura que pasaría a la historia del festival, sería recordada como una de las más grandes artistas que jamás hayan pisado el escenario de Eurovisión. De esta forma Diana Navarro se haría un hueco junto a Lys Assia, Nana Mouskouri, Vicky Leandros, Mocedades, Franco Battiato, Fausto Leali, Amina, Alex Panayi, Anna Vissi, Raphael Gualazzi (2º puesto en 2011 con un tema totalmente jazz), Rona Nishliu o Patricia Kaas. Precisamente con esta última Diana guarda ciertos paralelismos porque con Patricia Kaas (2009) Francia logró una candidatura que se construyó en torno a lo que defendemos de Diana Navarro (salvaguardando por supuesto las obvias distancias) y siendo fiel a lo que Patricia llevaba haciendo toda su carrera: La canción sonaba a Francia, clásica y atemporal pero con actualidad, elegancia, sobriedad, calidad y personalidad que fueron las señas de identidad. Todo ello hizo de ‘Et s’il fallait le faire’ una de las mejores y más espectaculares interpretaciones en directo en toda la historia de Eurovisión. ¿Cuál fue el resultado? El mejor puesto de los últimos 10 años hasta la fecha para Francia pero con lo más importante: El aplauso de toda Europa y un hueco muy grande en la historia del festival más importante del mundo, por ende historia de la música:

https://www.youtube.com/watch?v=O5BBbD_TZEs

Si algo se caracteriza Eurovisión en los últimos años es que el público pide ORIGINALIDAD y PERSONALIDAD pero con la imprescindible base de la CALIDAD MUSICAL. Es decir, propuestas musicales de gran nivel pero que difícilmente sean comparables con ningún otro artista eurovisivo del presente o del pasado y que sea identificable casi al instante, que se quede en la memoria de los 300 millones de espectadores que verán la final el próximo 23 de mayo. Otro de los puntos a favor para Diana en caso de acudir a Viena es ese. Diana Navarro es Diana Navarro y no podría ser comparada con ningún artista a nivel europeo y ni muchísimo menos ningún antecedente parecido en los casi 60 años de historia del certamen. Insistimos en lo dicho antes, para nosotros Edurne y Raúl Gómez son grandes solistas pero si hay que destacar algo en lo que cojean ambos es que no aportarían nada nuevo al festival. La primera es la manida diva de ventilador cortada por el mismo patrón y del que todos los años vemos desfilar en multitud en Eurovisión: Soraya Arnelas, Ivi Adamou, Carola, Ani Lorak, Mei Finegold, Marya Yeremchuk… la lista es muy larga y desgraciadamente Edurne no supone ninguna novedad al respecto. Es indudable su solvencia en directo y la facilidad con la que se adapta a diversos estilos pero no marca la diferencia que es el ‘signo de los tiempos’ del festival en los últimos años. Intérpretes femeninas que bien podrían denominarse “anti-divas” han cautivado a Europa por precisamente desmarcarse de lo habitual: Lena Meyer-Landrut y su victoria en 2010 es el gran ejemplo pero Anouk, Ilse deLange o Emmelie de Forest son otros ejemplos que ilustran muy bien este argumento.

El caso de Raúl Gómez no es distinto, muy a pesar de su gran carisma y ese ‘ángel’ que le rodea, su presencia en Viena no supondría nada único. Este mismo 2014 sin ir más lejos Carl Espen (Noruega), Aarzaminieki (Letonia), Aram MP3 (Armenia) pero el más evidente de todos: SEBalter han ofrecido una propuesta musical similar a lo que podría hacer Raúl en Viena. Pero es que las comparaciones con el representante suizo pueden ser letales pero no solo con él porque Alexander Rybak sigue en la memoria colectiva de los europeos desde su aplastante victoria en 2009 y cuyos intentos de repetir fórmula (entre ellos el propio SEBalter) a posteriori no han terminado de funcionar y la similitud de Raúl con estas propuestas es demasiado evidente lo que a priori puede ser una losa en Viena. El problema que se puede dar con ambos, Edurne y Raúl, es que a pesar de que su canción, interpretación y candidatura sean de una gran calidad, pueda diluirse a los ojos del público al no ofrecer un estímulo diferenciador. Casos hay unos cuantos en los últimos años como el de Estonia, Austria y Suiza en 2011, 3 grandes descalabros en el mismo año a pesar de ser muy buenas propuestas musicales sin olvidar a Dinamarca en 2012 o Reino Unido en 2014 y tampoco queremos que se repita la historia de Pastora Soler en 2012 y su 17º puesto en el televoto.

En este sentido el handicap de repetir fórmulas pasadas no existiría en Diana Navarro que aportaría al festival y tal como se ha indicado con anterioridad un producto musical y visual nada comparable con lo anteriormente hecho ni con los rivales con los que compartirá escenario y pantalla en Viena. ORIGINALIDAD, PERSONALIDAD Y CALIDAD MUSICAL es la mejor carta de presentación que ofrece Diana Navarro y en lo que aventaja a sus hipotéticos rivales en los despachos de TVE.

Otro de los aspectos que más nos atrae de una hipotética candidatura de Diana Navarro en Eurovisión es el del FACTOR RIESGO. Porque para destacar en Eurovisión hay que arriesgar y la elección de Diana Navarro es un riesgo musical considerable por diversos factores: El primero es el explicado antes en cuanto a la gran singularidad de su  propuesta musical que puede ser un arma de doble filo. Si bien creemos que es una opción muy potente y que un buen resultado estaría casi asegurado con Diana como representante existe la posibilidad de que Europa no lo entienda y lo que puede ser un bonito sueño acabe como una pesadilla. El fantasma de Remedios Amaya, aunque lejano en el tiempo, podría sobrevolar Viena el próximo mes de mayo. Y ojo, creemos que la candidatura de TVE en 1983 es una de las más arriesgadas, adelantadas a su tiempo, de mayor calidad e incluso vanguardistas de la historia de España en Eurovisión, pero… Europa y ni tan siquiera España lo comprendió en su momento, aquel ‘zero points’ sigue siendo muy recordado pasados 31 años. Y relacionado con Remedios Amaya hay otro factor de riesgo que guarda a la misma vez otro riesgo: TVE arriesgando (perdonen las redundancias con el riesgo) es de por sí un riesgo porque no existen muchos precedentes positivos al respecto: 1974, 1983 y 1987 son los más claros y ninguno acabó bien. TVE es una televisión tradicionalmente conservadora en el festival. Pero como suelen decir, “las estadísticas están para romperlas” y creemos que para hablar de riesgo en Eurovisión hay que mirar a Italia y Holanda que en los últimos años han hecho del mismo la fórmula de su éxito desde 2011. Pero en especial un caso al que hay que prestar atención: Raphael Gualazzi en 2011. ¿Quién se imaginaba en la cúpula de la RAI que después de 13 años de ausencia en Eurovisión una canción puramente jazz de un artista puramente jazz iba a hacer un espectacular 2º puesto en Dusseldorf y casi dar la sorpresa y llevarse un triunfo que solo los petrodólares azeríes evitaron? Apostamos lo que sea a que nadie en la RAI creía en que la canción iba a rozar la victoria pero acertaron de pleno en apostar por la CALIDAD por encima de la comercialidad además del enorme riesgo que suponía escoger de forma interna un tema jazz sin florituras, ni adornos ni concesiones comerciales, solo con la idea de la calidad y sin pensar en un futuro resultado. Lo mismo se puede aplicar para las candidaturas de Italia en 2012 y Holanda en 2013 y 2014. Con esto queremos decir que si el RIESGO es acompañado por CALIDAD ni TVE ni los eurofans tendríamos que tener miedo a que Diana Navarro viaje a Viena con algo que sea fiel a sus ideas y a su marca artística. ARRIESGAR ES VIVIR

 

Con todo esto nosotros los tenemos muy claro. TELEVISIÓN ESPAÑOLA DEBE ELEGIR INTERNAMENTE A DIANA NAVARRO COMO REPRESENTANTE DE ESPAÑA EN EUROVISIÓN 2015. Es una oportunidad de oro de llevar a una de las más grandes de la música en este país, a una de las artistas con más carisma y que mejor podría representar lo que es la música en España y hacerlo ver al resto de los europeos. Es una oportunidad de oro que creemos que es única, que es el último tren de TVE para designar a Diana Navarro, que es “ahora o nunca”. No todos los años alguien de la grandeza artística de Diana ha estado tan a tiro para Eurovisión. Pero eso sí, TVE tiene la obligación en caso de efectuar la deseada elección a Diana de darle la más que absoluta libertad artística, que sea Diana quien elija el equipo que la acompañe a Viena, que ella elija la canción y el concepto musical y escénico que quiera plasmar el 23 de mayo.

Raúl y Edurne son muy jóvenes, con un futuro en la música espectacular y pueden ser nuestros representantes en ediciones futuras. Tal vez no tiene ni el apoyo mediático ni potentes clubes de fans que hagan campaña por ella, pero Diana ha alcanzado una experiencia y una madurez artística y personal que son plenas para poder realizar un trabajo musical superlativo y pasar a la historia como una de las mejores artistas de la historia del festival en caso de ser ella quien reciba el dedazo de TVE. Porque sí, Diana está a un paso (si TVE se lo permite) de poder hacer HISTORIA. 

Por eso, desde EUROVISION-TIMES lo tenemos muy claro y nos posicionamos de forma velada: DIANA NAVARRO ES LA ARTISTA IDEAL PARA IR A EUROVISIÓN

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.