Dani Motiño (Berlín) – ¿Cuántas veces nos hemos querido quedar en la cama tras un noche acompañado entre las sábanas sabiendo que al día siguiente todo va a seguir igual e intentando saborear los últimos momentos de un capricho o una fantasía?

No se trata de un remake de ‘Nacida para Amar’ o de ‘Thinking’, esa gran canción de TS que sigue sin ver la luz. Indiferencia es la palabra que mejor describe el sentimiento que ha dejado en mí el tema ‘Amanecer’, no ya por las altas expectativas que ha creado RTVE las cuales por razones obvias me negué a aceptar desde el primer momento, sino por ese sonido a reciclaje de temas eurovisivos pegados a trocitos para crear una canción que parece dirigirse al clímax musical para luego dejarnos a dos velas.Si lo comparamos con las canciones que RTVE ha llevado antes al festival, es una apuesta innovadora, aunque claro una jota también lo hubiera sido.

‘Amanecer’ es una canción bonita pero no es una buena canción. Sus concesiones a los tópicos eurovisivos son excesivos y no parece que tenga todos los arreglos necesarios para brillar. El tema ya ha salido al a venta en formato digital de iTunes y en stream para Spotify por lo que no queda claro que vayan a haber cambios en su producción, incluso si los hubiera una vez más demostrarían la falta de credibilidad en el proyecto y sobre todo lo que más nos caracteriza, improvisación.

‘Amanecer’ puede devolver a España al top-5 de Eurovisión con una buena puesta en escena y con la excelente voz de Edurne, la gran baza de nuestra representación. Por otra parte no estoy seguro si la canción es apta para radiofórmula o convertirse en un clásico en la historia de Eurovisión. Una buena letra no es vital para ganar Eurovisión pero sí para poder tomarse en serio una canción. No solo hay graves errores a la hora de adaptar la letra a la música sino que además algunas de las frases no parecen tener sentido alguno, ni tan siquiera metafóricamente hablando. Ello puede delatar que la composición musical se ha desarrollado por parte de los autores extranjeros y posteriormente se le ha incluído la letra, en lugar de hacer un tema completamente desde una historia, algo que lo hubiera hecho mucho más creíble.

Me he quedado con las ganas de una canción de color español que caracterice la música con carácter que se hace aquí en lugar de un producto artificial ‘Made in Sweden’, de un tema que me deje boquiabierto y que se quede para siempre en la historia de la música, ya no del festival sino de España.

En lo negativo ‘Amanecer’ es una canción pretenciosa con un mensaje vacío que se perderá en las playlist de los buenos melómanos, en la positiva un tema de producción europea hecho a la medida de Eurovisión con muchas opciones de convencer a jurado y audiencia así como el siempre influyente beneplácito de la comunidad eurofan.

 

 

Dani Motiño es barcelonés aunque berlinés de adopción, desde la capital germana dirige Olévisión, el medio de comunicación decano del mundo eurofan en España fundado en 1990

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.