Las casas de apuestas lo venían vaticinando desde que Mans Zelmerlow arrasó en el Melodifestivalen, pero ayer se cumplieron todos los pronósticos y Suecia consiguió su sexta victoria, apenas tres años después de que Loreen se hiciera con el triunfo en Bakú. Los otros favoritos, Rusia e Italia, completan el podio, mientras que la debutante Australia se coló en el top five con la moderna Tonight again. Destacan los cero puntos de Alemania y de los anfitriones, Austria, así como el cuarto puesto de Bélgica con una de las canciones más actuales de esta edición y una puesta en escena poderosa. En cuanto a España, la excelente interpretación de Edurne no bastó para pasar de la 21ª posición, con 15 puntos.

Después de la gala final más larga de la historia, con 27 países participantes, comenzaron las votaciones. Al principio se adelantó ligeramente Italia, para dar paso a Rusia en cabeza y, finalmente, a Suecia, la delegación que resultó vencedora. Aunque hubo emoción al principio de las votaciones, Mans acabó por distanciarse gracias a los 365 puntos conseguidos, procedentes de todos los demás países (once de ellos con la máxima puntuación) y se situó 62 puntos por encima de Rusia, segundo clasificado. De esta forma, Heroes se convierte en el tema ganador y en la sexta victoria para Suecia, después de las de 1974, 1984, 1991, 1999 y 2012.

Emoción en cabeza, pero no para España. Los 15 puntos obtenidos (5 de Francia, 3 de Portugal, 2 de Montenegro, y uno de Israel, Azerbaiyán, Moldavia, Rusia y Suiza) supieron a poco después de una magistral interpretación vocal de Edurne, con baile incluido.

También hubo decepción en delegaciones como la francesa (25º puesto) o la británica (24º). En la parte alta de la tabla, el top ten lo completaron Letonia, gracias a la fantástica actuación de Aminata y a la original Love injected; Estonia con Goodbye to yesterday, que también era una de las favoritas al triunfo; Noruega con la sobrecogedora A monster like me; Israel con una vibrante puesta en escena de Golden boy, uno de los temas más movidos de la noche y Serbia con Beauty never lies, un tema dance que puso en pie a todo el estadio.

En cuanto a la gala, las actuaciones transcurrieron con normalidad y el nivel general ha sido excelente. No obstante, cabe destacar los errores de comunicación que hubo durante las votaciones de Portugal, Estonia y Georgia, que fueron interrumpidas y votaron al final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.