Jacinto Colomer.- Tras conocerse el veto formal y escrito de las autoridades ucranianas ante la entrada a su país de la cantante rusa Yulia para Eurovisión 2017, Rusia ya ha respondido. Hace pocas horas conocíamos el veto de Ucrania ante Rusia para que entrase en su suelo la representante rusa para el certamen en el mes de mayo. Yulia Samoylova tiene -salvo cambios de última hora- prohibida la entrada a Ucrania para participar en Eurovisión y representar a su país. Como ya adelantábamos, las leyes de Ucrania prohíben la entrada al país de gente que haya pisado Crimea. Este el origen del conflicto, la península de Crimea, que teóricamente pertenece a Ucrania, o al menos forma parte de su territorio, pero que Rusia se la ha anexionado alegando mayoría rusa de población viviendo allí y por motivos históricos.

Ante la citada pugna, Ucrania advirtió a Rusia que posibles prohibiciones y vetos se harían oficiales y entrarían en vigor si el o la cantante rusa elegida era original de Crimea o había pisado suelo crimeano. Así fue y así ocurrió. Y Rusia para echar más leña al fuego decidió elegir de manera interna a su representante para a Eurovision eligiendo a Yulia como representante, lejos de aplacar toda polémica.

Ante tales acontecimientos, Ucrania llevó a cabo sus amenazas y estableció una ley que prohibía la entrada a todos estos posibles rusos que hubieran estado de una manera u otra en Crimea. Hoy la EBU manifestaba en un comunicado oficial hecho por el productor ejecutivo de la misma, que lamentaba tales hechos y esperaba llegar a una solución de compromiso lo antes posible. Ahora la respuesta de Rusia no se ha hecho esperar y es que Yulia será la representante rusa en Eurovision, si bien no en 2017, lo será en el próximo año 2018 allá donde el Festival se celebre. “Si Ucrania no permite ir a Yulia Samoylova, ésta será la representante el próximo año en Eurovisión, independientemente del país que acoja el concurso”, afirman.